Culmina el juicio a la fumigación. Sigue la lucha en las calles

A las 9:30 de la mañana los acusados dijeron sus últimas palabras antes del veredicto, pidiendo ser liberados. Los jueces se retiraron a deliberar, dijeron que volverían a la sala poco después de las 14. Finalmente, pasadas las 19, a sala llena, dieron su fallo: Gabrieli, absuelto; Parra, culpable; Pancello, culpable. Penas de 3 y cuatro de prisión condicional, y trabajos comunitarios.

Sabor agridulce: Alegría porque fueron declarados culpables y se comprueba el delito, broncas porque no irán a prisión.

Después de 10 años de lucha iniciados por las Madres de Ituzaingó, un paso histórico: se comprobó que hubo delito, que las fumigaciones dañan, que no se puede permitir que esto vuelva a ocurrir.

Voces al término de la lectura del veredicto.

Audios:

María Godoy, Madre de B° ituzaingó Medardo Avila, Médico querellante Laura Gallo, Colectivo Paren de Fumigar

Toda la cobertura de los juicios: http://www.juicioalafumigacion.com.ar/

Nota complementaria:

La Cámara Primera del Crimen de la central ciudad de Córdoba sentenció a tres años de prisión de ejecución condicional al productor rural Francisco Rafael Parra, a quien condenó además a hacer trabajos comunitarios durante cuatro años y le prohibió utilizar durante ocho años productos agroquímicos.

El tribunal también condenó al piloto fumigador Edgardo Jorge Pancello a tres años de prisión de ejecución condicional, por lo que durante ese plazo deberá realizar servicios comunitarios.

Además, el piloto quedó inhabilitado para aplicar productos agroquímicos durante diez años.

En tanto, otro productor rural, Jorge Alberto Gabrielli, resultó absuelto por unanimidad.

Los tres imputados fueron sometidos a juicio por la contaminación del barrio cordobés de Ituzaingó Anexo, vecino a zonas de cultivo de soja, con agroquímicos -glifosato y endosulfan- esparcidos mediante fumigaciones aéreas no autorizadas.

Gabrielli y Parra son dueños de campos de soja vecinos al barrio, mientras que Pancello es dueño de un avión fumigador.

Durante este juicio, que se inició en junio pasado, se presentó un informe que demostró que al menos 114 menores de un total de 142 que residen en el barrio Ituzaingó Anexo tienen agroquímicos en su organismo.

El estudio entre los menores se desarrolló entre 2010 y 2011 en el marco de un plan del Gobierno argentino para determinar la situación sanitaria del barrio a raíz de las denuncias de los vecinos.

Las voces de alerta en Ituzaingó, una barriada pobre de unos 5.000 habitantes de periferia de Córdoba, comenzaron a sonar en 2001 con la constatación de casos de cáncer y malformaciones que los vecinos asociaron a las fumigaciones con plaguicidas.

En Argentina se utilizan anualmente entre 200 y 240 millones de litros de glisofato, un potente herbicida destinado al cultivo de la soja transgénica, oleaginosa que desde su desembarco en el país, en 1996, se ha expandido hasta unas 20 millones de hectáreas.

Esta entrada fue publicada en Crónicas, Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *